abonos-liquidos

Características generales de los abonos líquidos

Proteger los cultivos es fundamental para mantenerlos en perfecto estado y que puedan crecer en las mejores condiciones posibles. Existen diferentes productos que pueden ayudarnos a conseguir que nuestros cultivos reciban la cantidad de nutrientes necesaria, entre los que destacan por encima del resto los abonos líquidos,

Partiendo de la base de que nuestras plantas y cultivos a lo largo de sus vidas, van a precisar un aporte extra de nutrientes, y aquí la fertilización del suelo es fundamental, ya que se encargará de aportar los elementos inorgánicos necesarios y de conseguir que las plantas puedan absorber correctamente todos esas sustancias de las que habitualmente no disponen. Los fertilizantes como el abono líquido se encargarán no sólo de aportar esos nutrientes, sino de que lo hagan correctamente y asegurar que lleguen a su destino.

Como ves, los fertilizantes líquidos son mucho más importantes de lo que pueden parecer en un primer momento. Son unos de los mejores aliados para cualquier persona que se dedique al sector de la agricultura, por ello desde Croz os vamos a contar cuáles son las características generales de los abonos líquidos. Presta atención y toma nota.

Principales características del abono líquido

Los abonos líquidos cuentan con una serie de características que los identifican y los diferencian: contenido de nutrientes, composición química, peso específico y densidad, pH, corrosividad, condiciones de almacenamiento y temperatura de cristalización.  Vamos a verlos todos.

Contenido de nutrientes

Los abonos líquidos cuentan en su composición siempre con al menos uno de los siguientes macroelementos: nitrógeno, fósforo, potasio, calcio, magnesio y azufre. También cuentan con diferentes microelementos como el hierro, zinc, magnesio, molibdeno, cobre o boro.

Los macroelementos se expresan según el porcentaje que tienen en la planta o en función del número de gramos por cada cien, mientras que los microelementos lo hacen por el número de miligramos por cada 1.000 gramos.

Composición química del abono

La composición química del fertilizante líquido dependerá principalmente de las materias primas que contenga, y de la forma en que se encuentre cada una en los cultivos.

Peso específico y densidad

El peso específico de los abonos se obtiene del peso en gramos de 1cm3 de la solución, aunque también se puede obtener a través del peso en kilos de 1litro de la solución, o del peso en toneladas métricas de 1m3.

Por otro lado, la densidad si mide con la ayuda de un densímetro, y es fundamental conocer la densidad de los abonos para realizar la correcta dosificación.

pH

El pH nos muestra el grado de acidez que tiene el abono. Aquellos que tienen un pH inferior a 3.5 están considerados como fuertes, mientras que los que están por encima son abonos débilmente ácidos.

Corrosividad

La corrosividad nos permite conocer la medida en la que el fertilizante ataca directamente a los metales. Se determina en función de las materias primas que se utilizan para la fabricación.

Condiciones de almacenamiento de abonos líquidos

Es fundamental que los abonos en estado líquido se guarden en lugares que reúnan las condiciones necesarias, siendo lo más recomendable utilizar depósitos de polietileno de alta densidad, situados de forma horizontal y sin ningún elemento que resalte.

Temperatura de cristalización

En función de cada tipo de abono la temperatura de cristalización variará, dependiendo principalmente de los componentes así como de la concentración de cada abono.

The following two tabs change content below.

C R O Z

Revista on-line donde los temas más importante a tratar son: deportes, tecnología, política y motor. Bienvenido a nuestro hogar croz.fm.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *